Por José Alejandro Peña En su propuesta poética inicial que, curiosamente titula Ser del silencio, Claribel