Subscribe

Cuento

José de la Rosa
19Dec

Fragmento de una carta a un lector

De un tiempo para acá me ocurre un fenómeno muy extraño: que cada pensamiento que tengo o cada palabra que imagino se convierte en realidad. Por ejemplo, me he puesto a escribir esta historia y de inmediato aparece el texto delante de mí. A veces creo que puede ser producto de la imaginación.
25Apr

La historia más triste del mundo

Si no lo cuento no me lo cree nadie. De solamente recordarlo se me rechinga el entendimiento como diría papá. Nunca le hice mucho caso cuando lo decía. Mi padre tampoco me hizo mucho caso a mí, así que igualamos la suerte. Pero él no está aquí ahora como yo, de mesera en un establecimiento de segunda clase en San Salvador. “La pobrecita mexicaca” me dicen por pena y por burla mis pinches compañeros de trabajo. El chingón de mi padre vive en el Distrito Federal, feliz de la vida, ignorante de la suerte de esta que aquí les platica y se lamenta, Conchita Gutiérrez, servidora.
19Oct

La mujer y el viento

Un cuento de Zoé Jiménez Corretjer: LA MUJER Y EL VIENTO Me metieron en la